Avilio Muñoz Albornoz MD: Vida sin pan – Ríos de azúcar

Por MiamiDiario CP noviembre 4, 2018 15:59

Avilio Muñoz Albornoz MD: Vida sin pan – Ríos de azúcar

Azúcar: veneno dulce, peligroso y mortal. Un opio del pueblo. Sufrimiento físico y mental, causados  por consumo de azúcar. El azúcar se produjo por primera vez a partir de plantas de caña de azúcar en el norte de la India y/o Nueva Guinea en algún momento del siglo UNO  de la era común. (AC).

Por Avilio Muñoz Albornoz MD

Conocido en todo el mundo al final de la época medieval, el azúcar era muy costoso y se consideraba una «especia fina»,  pero desde aproximadamente el año 1500, las mejoras tecnológicas y las fuentes del Nuevo Mundo comenzaron a convertirlo en el petróleo de la época. Producto dulce, que africanizó los campos de caña del Caribe, hasta alimentó a la Revolución Industrial, muestra cómo el azúcar hizo que comer fuera, se considerara socialmente aceptable y su papel integral en la cultura de comida rápida.

E azúcar es una de las sustancias más queridas que consumen los humanos, y también una de las más tóxicas, el pasado y presente del azúcar está lleno de historia trágica: los incansables aventureros y barones del azúcar,  los propietarios de plantaciones que trabajaron junto a los fitomejoradores, procesadores de alimentos, distribuidores y políticos para construir un negocio basado en nuestros antojos del azúcar, y ellos encantados con su hechizo. El azúcar ha llegado a dominar nuestras dietas, ya sea en dulces, postres, refrescos o incluso salsas para pan y pasta, para bien o para mal. El éxtasis del “azúcar en la boca», y las demandas de la economía azucarera destruyeron comunidades africanas que fueron traídas como esclavos forzados a través del Atlántico para trabajar en las plantaciones de caña de azúcar, es un sombrío recordatorio de su historia.

A mediados del siglo XVII, los imperios francés, inglés y holandés estaban compitiendo activamente por las tierras caribeñas. Los propietarios se las arreglaron bien: de los aproximadamente 11 millones de esclavos que viajaron al Nuevo Mundo, más de la mitad trabajaban en plantaciones de azúcar.

La espantosa inhumanidad que continuó a su llegada nos abre nuevos caminos. “Los  esclavos, muchos de ellos mujeres, trabajaban de 18 a 20 horas al día, y con frecuencia se quedaban dormidos o vacilaban, mientras alimentaban con caña los enormes rodillos; esos mismos que podían tomar fácilmente una mano descuidada y arrastrar a su dueño y aplastándolo hasta la muerte. Esto ocurría con tanta frecuencia que muchos supervisores mantenían un hacha o un machete listos para que pudieran cortar la extremidad atrapada para salvar la vida del esclavo».

Durante la revolución industrial, se proporcionó casi una quinta parte de las calorías de los trabajadores de las fábricas europeas. Los ricos y pobres pagaron el precio del azúcar en caries y dentaduras perdidas. Pero no tuvieron en cuenta otros problemas de salud.

«El azúcar es malo … El azúcar ha sido siempre malo durante siglos». Por historia: el azúcar comenzó su carrera en Europa como símbolo de prestigio social. Un lujo para un alimento básico, y su ubicuidad en las dietas modernas. Pero al relacionar la historia de la esclavitud y el azúcar, del efecto del azúcar en la salud mundial en el siglo XXI, es fácil  yuxtaponer las enfermedades provocadas por el endulzante:  la corrupción moral de la esclavitud y la influencia en la vida pública. En el proceso, se distrae tanto con la salud, que no puede seguir el ritmo de la creciente complejidad y la creciente desigualdad del mundo que el azúcar ayudó a producir.

La  historia fascinante de este ingrediente adictivo revela su increíble valor como producto y explora sus legados más oscuros desde la época de la esclavitud hasta nuestros días, condicionando dos de los problemas de salud pública más frecuentes de nuestra modernidad: diabetes y obesidad.

 El aspecto más desalentador de nuestra tardía conciencia ambiental es que nos damos cuenta de que muchas de las sustancias azucaradas que nos ponemos en la boca, tienen costos que superan con creces la gratificación inmediata que ofrecen.

Sabemos que desencadenar el punto de felicidad no solo aumenta las experiencias sensoriales como el gusto y la textura, sino que también activa un área profunda del cerebro, (núcleo accumbens); las personas necesitan consumir niveles cada vez más altos de azúcar para alcanzar los mismos niveles de recompensa y evitar estados leves/moderados de depresión, por reducción de los niveles de dopamina.

El núcleo accumbens del cerebro se activa con ciertas drogas como la cocaína, las metanfetaminas, la nicotina y la morfina y por supuesto el azúcar. En otras palabras, el trabajo de los diseñadores de alimentos es crear productos que conecten tu cerebro, de igual manera que las drogas adictivas.

¿Sabías que el humano promedio consume alrededor de 70 kg/140 libras de azúcar al año?

El azúcar blanco refinado transporta solo vestigios insignificantes de construcción corporal y material de reparación. Comer alimentos azucarados hace que la gente tenga hambre y esté cansada, y hace que aumenten de peso. El azúcar refinado está exento de minerales necesarios para las enzimas, puede causar deficiencias minerales, interfiere con las acciones del calcio y el magnesio, aumenta la inflamación, aumenta la activación errática de las células del cerebro y se ha relacionado con la agresión. El calor y los factores que producen energía en nuestros alimentos que no se queman generalmente se almacenan como grasa.

Aproximadamente el 40-50% del calor y la energía son suministrados solo por el azúcar, en el proceso de vida ordenado de la naturaleza. Este uso per cápita está desafortunadamente en aumento. Por lo tanto, debemos comenzar por reducir radicalmente los alimentos azucarados, que son engañosos y, a menudo, dañinos en la sobrecarga del sistema. Los efectos del azúcar refinado son en realidad bastante obvios, pero nuestra visión está oculta porque nuestra cultura ha estado involucrada con el azúcar durante cientos de años. En otras palabras, no tiene nada de beneficioso para la salud. El consumo de azúcar provoca liberación de ríos de insulina y como directora de orquesta produce un desequilibrio del sistema hormonal, lo que trae como consecuencia trastornos como: depresión, hiperactividad, aumento de los triglicéridos, colesterol  HDL (bajo) y colesterol LDL (alto), problemas cardiovasculares, Alzheimer. También alimenta las células cancerosas. Los estudios de ondas e imágenes cerebrales en animales mostraron que el azúcar causa un aumento de las ondas cerebrales lentas y reducción del número de neuronas. En conclusión: una via directa hacia obesidad y diabetes y enfermedades crónicas.

La llamada enfermedad de la civilización occidental, la enfermedad cardíaca, la obesidad, la diabetes, la hipertensión, el cáncer, la caries dental y otras calamidades, se generalizaron en las poblaciones humanas de las naciones desarrolladas durante el siglo XX, debido al consumo de una dieta que contenía  carbohidratos refinados, especialmente azúcar.

 No tenemos nada con qué compararlo, no hay ningún grupo de control sin azúcar. Sin la escalada del consumo de azúcar en los últimos doscientos años, es posible que no podamos verlo en absoluto. Nos quedamos con la comparación de nuestras enfermedades degenerativas con nuestros abuelos considerablemente más resistentes y nuestros niños considerablemente más discapacitados.

Este gran cambio en nuestra nutrición moderna elevará el factor de seguridad lo suficiente, como para controlar la caries dental en los niños y las personas respondan con una salud más satisfactoria.

No le tenga miedo a las grasas, téngale miedo al carbohidrato.

_____________________
Dr. Avilio Muñoz Albornoz
Gastroenterólogo Venezolano
[email protected]

Vea también:

Vida sin Pan: Ataques al corazón son causados solo por arterias obtruídas

Derribando Mitos : comer grasa produce obesidad y enfermedad cardiaca

Vida sin pan: Estatinas son la solución para evitar enfermedad cardíaca

Vida sin pan: Una aspirina diaria prolonga la vida del diabético o cardiópata

Por MiamiDiario CP noviembre 4, 2018 15:59

La Chica Miami

Restaurante de la Semana