NYT: EE.UU. se prepara para arrestar a miles de familiares de inmigrantes

Por MiamiDiario CP julio 11, 2019 13:48

NYT: EE.UU. se prepara para arrestar a miles de familiares de inmigrantes

De acuerdo con oficiales de seguridad nacional con los que conversó el The New York Times el Gobierno de los EE.UU.  ha programado redadas a nivel nacional que comenzarán el domingo para arrestar a miles de miembros de familias indocumentadas. Con una operación que cambia rápidamente y cuyos detalles finales aún están ajustándose.

Por Redacción MiamiDiario

De acuerdo al reporte del diario la operación, respaldada por el presidente Trump, había sido pospuesta, en parte debido a la resistencia de los funcionarios de su propia agencia de inmigración.

«Las redadas, que serán realizadas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas por varios días, incluirán deportaciones «colaterales», según los funcionarios, que hablaron bajo la condición de anonimato debido a la etapa preliminar de la operación. En esas deportaciones, las autoridades podrían detener a los inmigrantes que se encontraban en el lugar de los hechos, aunque no fueran el blanco de las redadas!, escribe The New York Times.

Según las fuentes del diario cuando sea posible, los miembros de la familia que sean arrestados juntos serán mantenidos en centros de detención familiar en Texas y Pennsylvania. Pero debido a las limitaciones de espacio, algunos pueden terminar alojándose en habitaciones de hotel hasta que se puedan preparar sus documentos de viaje. La meta del ICE es deportar a las familias lo más rápido posible.

Los funcionarios dijeron a NYT que los agentes del ICE están apuntando a por lo menos 2.000 inmigrantes a quienes se les ha entregado orden de deportación -algunos como resultado de su falta de comparecencia ante el tribunal- pero que permanecen en el país ilegalmente. Se espera que la operación se lleve a cabo en al menos 10 ciudades importantes.

Desde el año pasado

La administración Trump aceleró sus procedimientos para frenar la inmigración el otoño pasado. En febrero, a muchos de esos inmigrantes se les dio aviso para que comparecieran ante una oficina del ICE y dejaran los Estados Unidos, comentaron a NYT los oficiales de seguridad nacional.

Matthew Bourke, un portavoz de ICE, dijo en una declaración el miércoles que la agencia no hará comentarios sobre detalles específicos relacionados con las operaciones de aplicación de la ley, para garantizar la seguridad del personal de la agencia.

Recuerda el periódico que la amenaza de deportación ha sacudido a las comunidades de inmigrantes en todo el país, «ha provocado reacciones violentas por parte de políticos y oficiales de policía locales y ha avivado la división dentro del Departamento de Seguridad Nacional – la agencia que está encargada de llevar a cabo las deportaciones. La meta de la administración Trump es usar la operación como una demostración de fuerza para disuadir a las familias de acercarse a la frontera suroeste, dijeron los funcionarios».

Según el reportaje los agentes han expresado su preocupación por el arresto de bebés y niños pequeños. «Los agentes también han notado que la operación podría tener un éxito limitado porque ya se ha corrido la voz entre las comunidades de inmigrantes sobre cómo evitar el arresto, es decir, negándose a abrir la puerta cuando un agente se acerca a su casa. Los agentes del ICE no están legalmente autorizados a entrar a la fuerza a una casa».

Para el periódico es probable que los abogados defensores de inmigración presenten mociones para reabrir los casos de inmigración de las familias, lo que lo retrasaría significativamente (si no detien por completo) su expulsión de los Estados Unidos.

Preocupación por los niños

El mes pasado el director del ICE en ese momento, Mark MorganDurante, señaló que los agentes intensificarían sus esfuerzos para reunir a las familias. «Días antes de que comenzara la operación, el señor Trump anunció el plan en Twitter, sorprendiendo a los agentes del ICE cuyos funcionarios de seguridad temían que se vieran comprometidos como resultado de ello».

Según NYT  a principios de junio, el secretario en funciones del Departamento de Seguridad Nacional, Kevin K. McAleenan, le dijo a Morgan que cancelara la operación. «McAleenan no apoyó las redadas, dijeron las autoridades en ese momento, en parte por la preocupación de que los padres indocumentados pudieran ser separados de cualquiera de sus hijos que son ciudadanos estadounidenses».

Morgan entonces presionó directamente a Trump para que siguiera adelante con las redadas. Ahora es el comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza, otro brazo del Departamento de Seguridad Nacional, apunta el periódico.

«En una tensa reunión con funcionarios de la Casa Blanca el 21 de junio, dos días antes del inicio de las redadas, McAleenan volvió a esbozar los desafíos de la operación, incluyendo la separación de las familias y la logística de alojarlas hasta que puedan ser removidas. Si se descubre que los padres indocumentados tienen hijos que son ciudadanos de los Estados Unidos, por ejemplo, los agentes del ICE tendrán que esperar con los niños en una habitación de hotel hasta que un pariente en los Estados Unidos pueda reclamarlos», refiere la nota del NYT.

Sacarlos legalmente

Según el medio los oficiales de seguridad nacional también se preocuparon de que muchas de las familias que la administración había esperado detener pudieran haber dejado las direcciones conocidas por el ICE después de que  Trump tuiteara los planes de la agencia.

La vocera del partido demócrata, Nancy Pelosi, llamó a Trump después de su tweet y le instó a detener la operación, la cual en una declaración describió como «sin corazón».

Trump luego tuiteó que retrasaría el esfuerzo a petición de los demócratas. Pero también amenazó con reanudar las deportaciones si los demócratas se negaban a unirse a los legisladores republicanos para «encontrar una solución a los problemas de asilo y escapatoria en la frontera sur».

Días después, el Senado aprobó un paquete de ayuda humanitaria de 4.600 millones de dólares para la frontera.

El viernes pasado, el Sr. Trump dijo que las redadas comenzarían «muy pronto». «Yo digo que entraron ilegalmente y que los estamos sacando legalmente», dijo el presidente a los periodistas.

Los captura de migrantes han disminuido desde mayo, cuando 144.200 migrantes fueron detenidos en la frontera suroccidental, la cifra más alta en 13 años, puntualiza el diario.

También le puede interesar

Población hispana en EEUU alcanzó un récord de casi 60 millones en 2018

Costa del Golfo bajo vigilancia por inundación repentina

EE.UU. sanciona a cúpula del Dgcim por detención y muerte del capitan Rafael Acosta Arévalo

Por MiamiDiario CP julio 11, 2019 13:48

La Chica Miami

Restaurante de la Semana