Pedro Corzo: Referendo para qué

Por MiamiDiario CP marzo 3, 2019 11:52

Pedro Corzo: Referendo para qué

El régimen cubano se institucionalizó falazmente en 1976 cuando convocó a la población a participar en un referendo en el que debería aprobar fervorosamente un engendro constitucional elaborado a imagen y semejanza de un déspota que  se consideraba a sí mismo la encarnación de la Patria y señor de sus feudatarios, no ciudadanos.

Por Pedro Corzo

Aquello, fue un espectáculo circense en el que la democracia fue trágicamente mutilada desde el primer día de discusión pública del proyecto, pero en realidad,  las esperanzas de la población fueron amputadas cuando las autoridades informaron que el 97 por ciento había aprobado una carta magna que violaba sus derechos sistemáticamente. El cubano, según el régimen,  había decidido por mayoría aplastante transferir sus prerrogativas de ciudadanos a la familia Castro.

Después de aquel aparatoso circo que se presentó en todos los rincones de la Isla, la dictadura ha convocado a varias muestras en las mismas condiciones. En estos sesenta años, nunca ha habido elecciones, son simples avisos  en los que el potencial votante, no elector, es intimidado por funcionarios y miembros del aparato represor. Se les presiona de todas las maneras imaginables para impedir que la abstención sea importante y que el voto responda mayoritariamente a los intereses de la dictadura, con independencia de que el resultado final siempre puede ser manipulado por funcionarios del aparato de gobierno, característica fundamental de todo régimen totalitario.

El sistema electoral cubano está completamente controlado por el único partido político que existe en el país y el padrón electoral es uno de los tantos secretos de estado que la nomenclatura maneja diligentemente. Cierto que las votaciones son una farsa, no obstante, para el régimen, es muy importante mostrar que la población respalda con amplia mayoría su gestión.

Estas votaciones para refrendar o rechazar una nueva propuesta constitucional que limitaría aún más los derechos ciudadanos tienen lugar en un ambiente sin precedentes porque el régimen está absolutamente agotado, como dijera Fidel Castro hace nueve años atrás, septiembre 2010, al expresar “el modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros”, después negó haberlo dicho sin que eso tenga importancia, porque el ciudadano de la calle y la jefatura del poder, constatan esa realidad día a día.

En Cuba cuyas últimas elecciones plurales, no democráticas, ocurrieron en 1958, no se efectúa una verdadera campaña electoral con propagandas y debates, no obstante, tal vez como parte del desgate del régimen, se aprecia que los gobernantes promovieron, como nunca antes, este referendo constitucional. Las campañas oficiales a favor del proyecto no tienen precedentes, porque independientemente del resultado final, todos sabemos cuál es, la dictadura necesita tener una aproximación de cómo piensa realmente la población para tomar las disposiciones necesarias para conservar el control.

Por su parte lo opositores dentro de la isla están conscientes de esta situación. Ellos en base a la pluralidad y contradicciones que se generaron en un contexto de libertades, derechos y de opiniones libres promovieron estrategias diferentes, unos apruebaron participar en la votación y colocar en la boleta un rotundo NO, otros estimaron que la abstención era los más prudente para la causa democrática, ambos con diferentes consigna expresaron su rechazo al continuismo constitucional, que ignora los derechos de todos los cubanos.

La dictadura siempre ha recurrido al garrote para aplastar a los que se le oponen. Las propuestas del No y de la Abstención  retan sus privilegios, razón por la cual el Observatorio Cubano de Derechos Humanos reportó que en enero se produjeron 179 detenciones contra activistas que promovían el NO. Numerosos militantes han sido golpeados y cerca de un centenar se encuentran en huelga de hambre en protestas por la represión y el espurio referendo. 

La situación es compleja. Seis décadas sin esperanzas y frustraciones. La falta de libertades y derechos es crónica, y numerosas personas solo vegetan a la espera de oportunidades que cambien la situación, no obstante, este referendo representó una oportunidad única para la reconvención moral de quienes acataron por miedo o convicción al régimen, una oportunidad de emancipación personal, aunque fuera in pectore, cuando en la soledad de la conciencia el individuo decidió abstenerse o rechazar con un rotundo No a esta ignominia de seis décadas.

Pedro Corzo

Periodista (305) 498-1714

Otros artículos de este autor:

Pedro Corzo: 60 años después

Pedro Corzo: Alianza cubano venezolana en Puerto Rico

Pedro Corzo: Martí independencia y totalitarismo

Comentarios Facebook
Por MiamiDiario CP marzo 3, 2019 11:52

La Chica Miami

Restaurante de la Semana