Derribando Mitos : comer grasa produce obesidad y enfermedad cardiaca

Por MiamiDiario CP octubre 12, 2018 16:31

Derribando Mitos : comer grasa produce obesidad y enfermedad cardiaca

VIDA SIN PAN

En la vida cotidiana, algunas ideas o consejos  se hacen o se consideran como leyes naturales, hasta que se demuestra  lo contrario, y muchos , no todos se convencen que estaban equvocados. Por ejemplo , el común de la gente  tienen la idea de que las enfermedades cardiovasculares son producto de la ingesta de grasas en la nutrición diaria, ya que tienen el concepto equivocado de que el colesterol en sangre produce enfermedad cardiovascular y obesidad, y que el colesterol  se eleva en sangre por la ingesta de grasas con  las comidas.

Esto es completamente falso.

Por Avilio Muñoz Albornoz/MD

Desde un punto de vista simple parece tener sentido, pero no debemos olvidar que nuestro cuerpo tiene un comportamiento biológico o mejor dicho es más complejo de lo que nos imaginamos en su actividad metabólica, muchas  personas, e incluso trabajadores de la salud, piensan que  la grasa se ha convertido en un enemigo público de la salud, y que ella ha desencadenado una serie de malas consecuenciasde salud,  para la población en general.

A la grasa, se le considera como primera causa de obesidad y enfermedades cardiacas y otras complicaciones y  no menos cronicidades secundarias como cáncer , la conclución de muchos e incluso médicos es no ingerir  alimentos grasos.

En los últimos años nos han bombardeado con que la causa de muchos problemas de salud radica en la grasa que compramos ,comemos y preparamos,  con consecuencias negativas, y muy desastrosas, para nuestra salud.

La biología humana es sumamente compleja. En nuestro cuerpo se suceden una serie de fenómenos que contituyen una multiplicidad de reacciones, en las que intervienen  factores genéticos, hormonales, bioquímicos así como la influencia del medio ambiente; por ejemplo cambios de temperatura, stress crónico, problemas de trabajo incluso afectivos.

Los alimentos constituyen información y, por lo tanto, son el mayor regulador de ese complejo sistema de nuestro cuerpo,  la información, influye en nuestros genes, hormonas, sistema inmunológico, metabolismo hepático, cerebral, incluyendo  nuestro intestino delgado de una u otra forma.

Los alimentos ingeridos atraviesan nuestro cuerpo modificando de manera diferente nuestros  sistemas hormonal, inmunológico, el  cerebro y su metabolismo o cualquier otro sistema que responda de una u otra forma con la información que le ha llegado.

Para tener comprensión de que las grasas no son la causa de enfermedad, explico de manera breve para que se entienda la falsedad,  porque no son las grasa las causantes de enfermedades y la razón por la cual  son necesarias para nuestra nutrición y para tener una vida saludable.

Una caloría no es una caloría

Suena incoherente  o, mejor dicho,  contradictorio.

Veamos: Si nosotros quemamos 100 gramos de carbohidratos en el laboratorio vamos a producir 400 calorías. Y si quemamos 100 gramos de grasas vamos a producir 900 calorías. ¡Uyy!, nos vamos a poner como bola de gordos. Ahora bien, pensemos  de una manera racional, aplicando el concepto de que nuestro cuerpo tiene mecanismos biológicos que no son rígidos como en el laboratorio. ¿Si comes la misma cantidad de carbohidratos y grasas, le hacen el mismo efecto a tu cuerpo? No, no hacen lo mismo, se comportan diferente. El organismo humano se ve afectado de una manera diferente, sin tener en cuenta la cantidad de calorias aportadas, y aquí viene otro mito o media verdad.

Se nos dice que: La regulación metabólica es simple como las calorías que entran y las calorías que salen. Esta hipótesis es: el balance, coma menos y ejercite más, y usted perderá peso y su salud mejorará, pero ya sabemos que esa es una media verdad, si entendimos que una caloría no es una caloría.

La obesidad es  hormonal no es un desbalance calórico.

La  idea que nos concierne es que el ciudadano común cree que el colesterol es el causante de nuestros problemas, que  los depósitos de colesterol en coronarias y tejidos causan enfermedades cardiacas, y que la grasa en la dieta eleva el colesterol.

Aunque eso parece tener sentido es completamente falso. El cuerpo es más complejo de lo que sugeriría esta simplista conclusión. Por esta razón, la grasa se convirtió en el enemigo público número uno y desencadenó una crisis de salud en la historia de la humanidad. El Cáncer, as enfermadades cardiacas  y  las enfermedades crónicas, fueron tipificados como consecuencia  de comer los alimentos grasosos.  Sin considerar que aquí entra en juego la produccion de insulina como reguladora de los niveles de carbohidratos. Las grasas no son afectadas por la presencia de insulina.  Pero la insulina promueve la acumulacion de grasas en tejidos y capilares , así como otros problemas metabólicos.

¿Comer grasa causa enfermedades del corazón?

Mucha gente abrazó y promovió estridentemente la hipótesis de que la grasa causa enfermedades del corazón, yes  nuestra mayor y frecuente  causa de muerte, la ciencia  médica estuvo  llena de ideas que resultaron ser erróneas e incluso peligrosas.

Debes saber la verdad: comer grasa no causa problemas cardíacos,  el corazón necesita grasa para funcionar bien y mejor.

Las mitocondrias fueron diseñadas específicamente para usar grasa como energía, después del hígado, el corazón es el órgano más rico en  mitocondrias. Una dieta azucarada aumenta el colesterol malo y disminuye el colesterol bueno, aumenta la insulina y las hormonas del estrés (como el cortisol) e, incluso, hace que la sangre sea más propensa a coagularse, todas estrechamente relacionadas con ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Dietas altas en azúcar, conducen a la diabetes, ceguera, nervios y daño renal. El azúcar es el malo  de la película como causante de enfermedad, no las grasas como muchos han sugerido. La causa de las enfermedades cardíacas y otras enfermedades es el azúcar, no la grasa, el azúcar causa  desequilibrios hormonales derivados de un exceso de insulina.

Un estudio en el New England Journal of Medicine  realizado en 2013 comparó la dieta standard con la dieta baja en carbohidratos y rica en grasa. Ellos se focalizaron en las tres marías: corazón, cerebro y muerte. Conclusión: encontraron que el riesgo de la tres marías  es un 30 por ciento más bajo con la dieta baja en carbohidratos y rica en grasas.

Por muchas décadas las dietas bajas en grasas y medicinas para bajar el colesterol han sido el santo y seña, a pesar del hecho de que no funcionan y ya no son defendibles científica o moralmente.

El azúcar reduce la velocidad de tu metabolismo y aumenta el hambre. El azúcar que no se utiliza se acumula como  grasa,  esta grasa es la que cambia tu cuerpo, promoviendo la obesidad y, por supuesto, la enfermedad cardiovascular y otras consecuencias.

Una exhaustiva revisión de las investigaciones publicadas hasta la fecha,  muestra que las dietas altas en grasas / bajas en carbohidratos superan la efectividad de las dietas bajas en grasas, para la pérdida de peso y mejoría de  las enfermedades cardiovasculares. La  evidencia es excesiva y apunta al hecho de que es la dieta azucarada , no la rica en grasa,  la que impulsa la enfermedad cardíaca y la obesidad, y que la clave es cambiar a una baja en carbohidratos y rica en grasas,  vitaminas y minerales.

No  le tenga miedo a las grasas, téngale miedo al carbohidrato.

[email protected]

Por MiamiDiario CP octubre 12, 2018 16:31

La Chica Miami

Restaurante de la Semana