Estrés mental crece en Florida tras paso de huracán Michael

Por MiamiDiario CP octubre 23, 2018 07:16

Estrés mental crece en Florida tras paso de huracán Michael

Amy Cross tiene dificultades para explicar el estrés de vivir en una ciudad que fue dividida por el huracán Michael. Tiene miedo después de escuchar disparos en la noche. Además, está confundida porque ya no reconoce el lugar donde ha pasado sus 45 años de vida. «Sólo sé que no me siento real, y que el hogar no se siente como en casa», dijo Cross.

Por Redacción MiamiDiario

Los trabajadores de salud dicen que están viendo signos de problemas mentales en los residentes, más de una semana después de Michael, y los problemas podrían continuar, ya que un desastre a corto plazo se convierte en una recuperación a largo plazo que llevará años.

Tony Averbuch, quien encabeza un equipo de asistencia médica en caso de desastre que atiende a entre 80 y 100 pacientes diariamente en tiendas de campaña instaladas en un estacionamiento del hospital Bay Medical Sacred Heart, que está muy dañado, dijo que algunas personas muestran signos de desgaste.

No es difícil de imaginar: el simple hecho de llegar al lugar del tratamiento implica navegar por las calles con cortes de carreteras y líneas caídas de servicios públicos, y el edificio del hospital fue destrozado por los poderosos vientos de Michael.

Emily Hindle se encuentra en el piso en un refugio de evacuación establecido en la Escuela Secundaria Rutherford, en la ciudad de Panamá, en California, antes del huracán Michael, que llegó a tierra el miércoles 10 de octubre de 2018. Foto: cortesía AP.

«En cualquier tipo de desastre, lo que encontramos es que las personas han estado expuestas a circunstancias que van mucho más allá de lo que normalmente enfrentan día a día», dijo Averbuch, de Bloomfield Hills, Michigan.

Para Cross, la situación que se vive actualmente –tras el paso del huracán Michael– significaba obtener nuevas recetas para medicamentos que toma para la depresión. «Estamos en shock. Esto es mucho, es desgarrador», dijo.

Las señales de trauma no son una sorpresa para quienes estudiaron a personas después del huracán Katrina en 2005. Los daños en la playa de México fueron similares a los del sur de Mississippi, donde comunidades enteras fueron arrasadas por el viento y la marejada, y la Ciudad de Panamá podría demorar años en reconstruirse, al igual que partes de Nueva Orleans después de que el área metropolitana se inundó.

El Dr. Irwin Redlener, del Centro Nacional de Preparación para Desastres de la Universidad de Columbia, observó efectos psicológicos generalizados y duraderos después de Katrina. Un estudio encontró que, cinco años después de la tormenta, los padres informaron que más del 37 por ciento de los niños habían sido diagnosticados clínicamente con depresión, ansiedad o un trastorno de conducta.

Redlener dice que eso es en parte porque los padres están abrumados y son menos capaces de proteger a sus hijos de las malas experiencias. «Sobrevivieron a un evento catastrófico importante, cosa que es buena. Pero todo lo que conocían se ha ido», dijo.

El científico de investigación David Murphey dijo que los niños buscan en sus padres pistas para saber cómo responder a situaciones completamente nuevas y aterradoras. «Si ven que los padres se desmoronan, eso también creará ansiedad en los niños», dijo Murphey.

La Dra. Emily Harville, profesora asociada de la Escuela de Salud Pública y Medicina Tropical de la Universidad de Tulane en Nueva Orleans, dijo que la mayoría de las personas volverán a donde estaban dentro de aproximadamente un año, pero otras tendrán dificultades por un período más largo. «Habrá un pequeño grupo que continuará teniendo problemas de salud mental a largo plazo», dijo.

El alcalde de la ciudad de Panamá, Greg Brudnicki, dijo que un partido de fútbol en la escuela secundaria jugado el sábado por la tarde era parte de un esfuerzo por restablecer los patrones de vida familiares, para «crear normalidad» de una manera que ayudaría a las personas a sentirse más a gusto en una ciudad devastada por el huracán.

Amanda Logsdon comienza el proceso de tratar de limpiar su casa después de que el huracán Michael destruyera el techo, el pasado 11 de octubre de 2018, en la ciudad de Panamá, Florida. Foto: cortesía Getty.

«La gente ha estado estresada. No han tenido medios de comunicación ni servicios públicos. Ha sido difícil. Pero hemos trabajado muy, muy duro para crear un entorno que lo haga lo mejor posible», dijo Brudnicki.

El juego fue un pick-me-up para muchos. Missy Guynn, profesora de inglés en Mosley High School, abrazó a estudiantes de los que no había visto ni oído hablar desde antes de Michael. «Estaba preocupada por ellos. Fue bueno verlos, conectarme con ellos hoy y ver que están bien», dijo.

Jessyka Bartice, de 34 años, de la ciudad de Panamá, está preocupada por su ciudad natal y por cuidar a su hijo. Pero ella también está buscando el lado positivo de esta terrible experiencia. Tal vez los problemas como el crimen, las drogas y los conflictos raciales mejorarán, a medida que las personas que se vieron obligadas a trabajar juntas durante y después de la tormenta, sigan forjando nuevos lazos en el futuro, dijo.

«Es algo muy triste que esto suceda, pero nos ha reunido a todos», dijo. «Va a hacer de esta ciudad un lugar más grande y mejor».

Con información de: CBS News

Vea también:

Anette Taddeo dispuesta a luchar para que sean los policías quienes resguarden las escuelas

Madre de una adolescente golpeada por policías en Florida exige justicia

Shalala gana impulso a dos semanas de la elección, lidera por siete puntos en nueva encuesta independiente

Loading...
Por MiamiDiario CP octubre 23, 2018 07:16

La Chica Miami

Restaurante de la Semana