Colombia en Cápsulas: Paro y Democracia

Por MiamiDiario CP mayo 1, 2019 20:32

Colombia en Cápsulas: Paro y Democracia

Veinte mil efectivos policiales fueron destacados en las principales ciudades de Colombia que se convirtieron en escenario para la protesta en medio de un paro nacional convocado hace un par de días para adversar las políticas del gobierno actual.

Por Beatriz de Majo

Miles de personas salieron a marchar mientras el Presidente Duque y su Vicepresidenta Marta Lucia Ramirez hablaban de convivencia e interrogaban a la población sobre los motivos que los impulsan a manifestar en el momento en que el país va por buen camino. Para los gobernantes la protesta lo que consigue es destruir riqueza, lesionar el empleo y lesionar la esperanza de los colombianos.

Las organizaciones de trabajadores cohesionadas, lo que comprende a la Central Unitaria de Trabajadores, la Confederación General del Trabajo  y la Confederación de Trabajadores de Colombia,  habían convocado a un paro nacional con el propósito de frenar algunas de las medidas contempladas en el Plan Nacional de Desarrollo, el instrumento por el que se rige la actuación gubernamental y el que comprende los lineamientos del gasto nacional.

Las centrales tenían dos metas claras: cuestionar la política de pensiones y las reformas propuestas por el gobierno de Ivan Duque en el área laboral.

Este Comando Nacional Unitario de trabajadores quería manifestar su desacuerdo ante el conglomerado nacional en torno al Plan de gobierno y su presupuesto, presentados ambos a consideración del Congreso. En el criterio de los líderes de las manifestaciones el Plan de Duque   «contiene políticas, reformas y definiciones económicas que no se corresponden con las necesidades de desarrollo que requiere el país, ni de bienestar de la población».

La convocatoria fue masiva y la respuesta fue visible.  A la iniciativa de los trabajadores se sumaron estudiantes de las universidades públicas, movimientos de indígenas y, uniones de maestros y trabajadores de la educación  quienes complementaron el petitorio con una inveterada defensa del proceso de paz que sienten que está siendo desvirtuado por las acciones del gobierno de Iván Duque.

La huelga cumplió con el doble cometido de cuestionar la política que se emite desde el Palacio de Nariño y paralelamente cumplió con el propósito de crear una sensación en la colectividad de ausencia de gobernabilidad. Los centros de enseñanza del país permanecieron cerrados afectando a un conjunto de cerca de 7 millones de estudiantes y los disturbios al fin de las marchas de impusieron con escenas de destrozos y pillaje.

Pero el balance que es necesario hacer es bueno. No es esta la primera ocasión en que el gobierno debe enfrentar la ácida crítica de los opositores expresada a graves de acciones de calle.

Lo que hay que retener de esta manifestación de inconformidad es que el día cerró con calma después de que miles de personas marcharon en las más importantes ciudades del país en una expresión masiva de descontento con el accionar gubernamental, sus postulados y sus programas de acción así como la asignación de recursos para acometerlos tanto en el terreno económico como en el social.

El paro de pasado jueves no fue sino una expresión más de validez de su sistema democrático y tolerante que permite y recibe de buena fe el disenso y no penaliza la acción opositora.

Otros artículos de esta autora:

Colombia en Cápsulas: Cuba y Venezuela espían a Colombia

Colombia en Cápsulas: Duque le pone el cascabel al gato

Colombia en Cápsulas: El esperpento de la JEP

 

Por MiamiDiario CP mayo 1, 2019 20:32

La Chica Miami

Restaurante de la Semana