Israel necesita mejorar leyes de vigilancia digital para servicios de inteligencia

Por MiamiDiario CP febrero 8, 2019 10:03

Israel necesita mejorar leyes de vigilancia digital para servicios de inteligencia

El Instituto para la Democracia de Israel señala la escasez de controles legales sobre el espionaje en línea por parte de los servicios de inteligencia, pide más regulación y transparencia para proteger los derechos humanos.

Por Redacción MiamiDiario

En 2013, Edward Snowden, un ciudadano estadounidense contratado por un empresario de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), filtró miles de documentos clasificados de la NSA, que exponían las actividades de vigilancia global de los Estados Unidos, en cooperación con el Reino Unido, Canadá y Australia

Snowden huyó a Rusia y la protesta pública provocada por sus acciones generó reformas legales en los Estados Unidos, así como un amplio debate —allí y en otros lugares— sobre la forma en que las agencias estatales de inteligencia recopilan datos en línea.

Ese debate y las implicaciones de la vigilancia para los derechos a la privacidad de los espiados, deben llevarse a cabo en Israel para garantizar que no se violen los derechos humanos, dice un informe publicado el miércoles por el Instituto de Democracia de Israel.

Si bien hubo un animado debate público sobre el tema de los documentos de identidad biométricos y los pasaportes en Israel, así como la creación de una base de datos nacional que contenga los datos biométricos de todos los ciudadanos israelíes, “casi no se han discutido las reglas que regulan la vigilancia en línea por motivos de seguridad; en particular, ha habido poca discusión sobre la legislación existente y su compatibilidad con las realidades sociales y tecnológicas de la actualidad y con las normas de derechos humanos”, dice el informe.

El uso de tecnología moderna para recopilar, almacenar y analizar datos de comunicaciones en línea puede proporcionar una información de inteligencia más rica y detallada sobre los objetivos de vigilancia que nunca, dicen los investigadores, Amir Cahane y Yuval Shany, este último experto en derechos humanos y derecho humanitario en la Universidad Hebrea de Jerusalem y actualmente preside el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Riesgo de violación significativa de la privacidad

Pero también se debe tener en cuenta la “violación significativa de la privacidad” infligida a los sujetos de vigilancia y aquellos con quienes están en contacto.

El círculo de los afectados crece dramáticamente cuando las agencias de inteligencia emplean “métodos de recolección masiva”, que extraen enormes cantidades de datos sobre las comunicaciones en lugar de dirigirse a individuos particulares.

Infringir el derecho a la privacidad es solo una consecuencia de la vigilancia en línea, dicen los autores del informe, señalando el “efecto escalofriante” que puede tener la conciencia de alguien que está siendo espiado sobre las personas, su libertad de expresión y su conducta.

Cahane y Shany descubrieron que la ley israelí no se refiere a la recopilación masiva de comunicaciones en línea, y mucho menos a las disposiciones para circunstancias excepcionales en las que se podría permitir una expedición de recopilación masiva.

Las leyes sobre seguridad digital son un dolor de cabeza para las autoridades en Israel, al permitir niveles de vulnerabilidad sobre acceso a bases de datos privadas.

No establece reglas básicas sobre cuánto tiempo se puede almacenar el contenido y los detalles de las personas involucradas en la comunicación, en contraste con las leyes de la Unión Europea y con la legislación en Alemania y el Reino Unido.

Además, a diferencia de otros países, la ley israelí apenas se relaciona con la recopilación de datos en línea y el análisis estadístico de las bases de datos que puede incluir referencias cruzadas con otros almacenes de datos en poder del gobierno.

Los dos autores piden a los responsables políticos que reconsideren la legislación para el uso de la recopilación de inteligencia de código abierto que también utilizan los medios sociales.

Poderes policiales excepcionales

Si bien las organizaciones privadas utilizan la recopilación de datos para obtener ganancias comerciales, los “poderes policiales excepcionales” del Estado pueden llevar a violaciones más graves de la privacidad, advierten Cahane y Shany.

El informe detalla la amplia discreción que la ley israelí actual otorga a los gobiernos para establecer reglas para las actividades de vigilancia de los servicios de inteligencia.

Además, cualesquiera reglas que existan se mantienen en secreto.

“Si bien este secreto facilita la interpretación flexible y la aplicación de la ley para satisfacer las necesidades operativas más apremiantes, la naturaleza oculta de esta flexibilidad interpretativa, cuya solidez no está abierta al escrutinio público, significa que es probable que provoque violaciones de la protección de los derechos humanos”.

Las agencias de inteligencia que desean interceptar a las personas no tienen que solicitarlo a los tribunales. Simplemente necesitan obtener un permiso por adelantado del ministro responsable.

En el caso de ciertos tipos de escuchas telefónicas, la Ley de escuchas telefónicas las exime totalmente de cualquier autorización.

Los investigadores encuentran que la revisión judicial de las prácticas de vigilancia en línea, aunque no es generalizada, existe en países como Alemania y el Reino Unido.

En los Estados Unidos, por ejemplo, un tribunal puede designar a una persona externa para garantizar que las solicitudes de escuchas telefónicas no se estampen automáticamente para los que hacen la solicitud.

El informe recomienda introducir regulaciones para definir qué, dónde y cómo organismos como la Policía de Israel, los servicios de seguridad Shin Bet y el Mossad pueden recopilar datos de comunicaciones en línea y durante cuánto tiempo pueden almacenarlos.

Prohibición de recopilación masiva de datos en línea

La ley israelí debería prohibir la recopilación masiva de datos a menos que sea estrictamente necesario en circunstancias específicas, en cuyo caso los procedimientos deben garantizar que se minimizan las violaciones de derechos.

La legislación debe definir qué se permite, en relación con las referencias cruzadas de varias bases de datos, los usos a los que se pueden aplicar los resultados del procesamiento estadístico, así como la medida en que ese procesamiento se puede llevar a cabo automáticamente y sin intervención humana.

También debe establecer los poderes de las autoridades para recopilar información pública disponible de las redes sociales y definir los límites de las estrategias, como los perfiles falsos, para obtener acceso a la información que no es totalmente pública.

El informe señala que los procedimientos para obtener información de plataformas como Google y Facebook también deben estar regulados por ley, limitados a objetivos que involucran delitos graves y seguridad nacional, y estar abiertos a revisión judicial.

La revisión judicial debe extenderse y los jueces deben tener poderes fortalecidos, tanto para ordenar alternativas menos invasivas como para garantizar que la información solo se use para los fines requeridos.

Secreto excesivo

Los autores del informe también recomiendan levantar el velo del secreto sobre las reglas, según las cuales los diferentes cuerpos de seguridad y de ley obtienen datos de las compañías de telecomunicaciones y, siempre que se pueda, en la medida en que estos organismos obtienen dichos datos y utilizan su información para escuchas telefónicas.

Finalmente, dicen los investigadores, se debe establecer una autoridad de supervisión independiente para revisar las actividades de vigilancia en línea en curso de los organismos gubernamentales, para verificar el cumplimiento de las disposiciones de las órdenes y para asesorar y brindar orientación profesional sobre los aspectos de protección de la privacidad de las regulaciones pertinentes.

De no ser así, los poderes de la Autoridad de Protección de la Privacidad deben ampliarse para que pueda supervisar esta vigilancia en línea, o debe nombrarse a un defensor del pueblo para investigar las quejas, encontrar soluciones rápidamente y publicar periódicamente sus hallazgos, mientras se mantienen en secreto las identidades de los reclamantes.

Los jefes de los servicios de seguridad deben estar obligados a informar anualmente al Comité de Constitución, Ley y Justicia de la Knesset y al Comité de Asuntos Exteriores y Defensa, sobre el número de escuchas telefónicas realizadas con fines de seguridad del Estado.

La policía de Israel debe estar obligada a informar anualmente sobre el uso de los poderes otorgados por la Ley de Procedimiento Penal (poderes de ejecución – Datos de comunicación), según el informe.

Con información de Noticias de Israel

Vea también:

Autoridad de Innovación de Israel lanza proyecto para impulsar a mujeres

Israel atacó un puesto de Hamas en Gaza como represalia

Irán advierte a Israel sobre represalias si continúa sus ataques sobre Siria

Comentarios Facebook
Por MiamiDiario CP febrero 8, 2019 10:03

La Chica Miami

Restaurante de la Semana