Michael carga contra el sureste de EEUU después de golpear al Panhandle

Por MiamiDiario CP octubre 11, 2018 07:57

Michael carga contra el sureste de EEUU después de golpear al Panhandle

Michael, el huracán más poderoso registrado hasta el momento en el Panhandle de Florida, dejó una gran destrucción y al menos dos muertos y cruzó Georgia, ahora como una tormenta tropical, sigue hacia las Carolinas, que aún se están recuperando de las épicas inundaciones ocasionadas por el huracán Florence.

Por Redacción MiamiDiario

La furia devastadora del huracán Michael, con vientos sostenidos de hasta 250 kilómetros por hora, arrolló este miércoles el noroeste de Florida, provocando además de severos destrozos e inundaciones.

Un día después de que la sobrecargada tormenta tocara tierra en medio de playas de arena blanca, pueblos de pescadores y bases militares, Michael ya no es un monstruo de categoría 4 con vientos de 155 mph (250 kph). 

El huracán es el más potente registrado en Florida en al menos un siglo. Si se mide por la baja presión atmosférica, es el tercero más intenso en azotar al Estados Unidos continental y, por la velocidad del viento, es el más grave desde Andrew en 1992. Michael llegó a Florida considerado un huracán de categoría 4 dentro de una escala de 5, pero posteriormente al ceder ligeramente la fuerza del viento cayó a la categoría 3, según avanzaba hacia Alabama y Georgia. Durante la noche, la categoría seguía bajando. Llegó a la más baja: 1 para posteriormente degradarse en tormenta tropical.

A medida que la tormenta tropical continua debilitándose, sigue amenazando al sudeste con fuertes lluvias, vientos violentos y posibles tornados derivados.

Dos muertos

Las autoridades dijeron que al menos dos personas fallecieron, un hombre por un árbol que se cayó en una casa de Panhandle y,  una niña de 11 años también murió por un árbol que cayó sobre una casa en el suroeste de Georgia.

Lea también: Huracán Michael ocasionó la muerte de una persona tras su paso por Florida

Se esperaba que los equipos de búsqueda y rescate intensificaran los esfuerzos para llegar a las áreas más afectadas y verificar si hay personas atrapadas o heridas en los escombros de la tormenta.

El Centro Nacional de Huracanes en Miami dijo el jueves temprano que el ojo de Michael estaba a unas 90 millas (144 kilómetros) al noreste de Macon, Georgia y unas 45 millas (72 kilómetros) al oeste de Augusta. Los vientos sostenidos máximos de la tormenta han disminuido a 50 mph (80 kph) y se desplazaron hacia el noreste a 21 mph (33 kph). El núcleo de Michael se moverá a través del este de Georgia hacia el centro de Carolina del Sur el jueves por la mañana.

Con la luz del día, los residentes del norte de Florida comenzaban a hacer un balance de la enormidad del desastre.

Poco importaba ya la categoría para los habitantes de ciudades como Tallahassee, Panama City, Mexico Beach o Apalachicola. Michael solo ha dejado destrucción a su paso. Casas sin tejados, hogares desplomados como castillos de naipes, transformadores que explotaron dejando sin luz a unas 388.000 viviendas y establecimientos, árboles arrancados de cuajo y ramas que quebraron lo que pudieron en su caída.

Desde Panama City llegaban informaciones de carteles de carreteras retorcidos por la fuerza del viento. Más árboles caídos. Falta de luz. Ventanas destrozadas. “Ha sido horrendo, catastrófico”, aseguraba Sally Crown a Associated Press en Apalachicola, en la zona costera conocida como Panhandle (en español, mango de sartén). “Está todo inundado. Barcos en la autopista. Una casa flotando en la carretera. Hogares que llevaban toda la vida en un sitio ya no existen”, explicaba Crown.

Vance Beu, de 29 años, se estaba quedando con su madre en su casa, Spring Gate Apartments, un complejo de edificios de madera de un solo piso donde se amontonaban colchones alrededor para protegerse. Un pino hizo un agujero en el techo y sus orejas incluso saltaron cuando la presión barométrica bajó. El rugido de los vientos, dijo, sonaba como un motor a reacción.

“Honestamente, fue aterrador. Hubo mucho ruido. Pensamos que las ventanas se iban a romper en cualquier momento”, dijo Beu.

Sally Crown  al principio, pensaba que el peor daño era la cantidad de árboles derribados en su jardín. Pero después de que pasó la tormenta, salió a revisar el café que administra y descubrió una escena de destrucción impresionante. “Es absolutamente terrible. Catastrófico”, dijo Crown. “Hay inundaciones. Barcos en la carretera. Una casa en la carretera. Las casas que han estado allí por siempre están destrozadas”.

Un hombre de Panhandle falleció por un árbol que cayó en una casa, dijo la portavoz de la Oficina del Sheriff del Condado de Gadsden, Anglie Hightower. Agregó que los equipos de emergencia que intentaban llegar a la casa se vieron obstaculizados por los árboles caídos y los escombros que bloqueaban las carreteras. Los escombros son un problema en muchas comunidades costeras y todavía cientos de miles de personas también están sin electricidad.

Imágenes y vídeos de residentes muestran casas completamente hechas añicos, edificios sin azotea o prácticamente ocultos por el avance devastador del agua. “Parece una zona de guerra”, dijo a la cadena CNN Linda Albrecht, integrante del consejo municipal de Mexico Beach.

Poco antes de que Michael hiciera contacto con la costa, el administrador de la agencia federal de emergencias, Brock Long, advirtió de que iba a ser el peor huracán en esa área de Florida desde al menos 1851. Long alertó de que la mayoría de edificios construidos antes de 2002 no estaban preparados para resistir vientos de esa potencia.

“Estamos absolutamente preparados, la única gran prioridad es salvar vidas”, dijo el presidente estadounidense, Donald Trump, en un acto en la Casa Blanca. El republicano, que tiene previsto visitar la zona afectada el domingo o el lunes, aseguró que las autoridades tienen almacenadas grandes cantidades de comida y agua que se distribuirán “inmediatamente” tras la tormenta.

El gobernador Rick Scott anunció después que miles de oficiales de la ley, equipos de servicios públicos y equipos de búsqueda y rescate entrarían en modo de recuperación. Dijo que los esfuerzos de búsqueda y rescate “agresivos” se pondrían en marcha.

“El huracán Michael no puede quebrar a  Florida”, sostuvo Scott.

Cerca de 2.500 integrantes de la Guardia Nacional de Florida han sido movilizados y están preparados para participar en operaciones de ayuda humanitaria, el mantenimiento de la seguridad y búsqueda y rescate de personas. Cuentan con más de 1.000 vehículos especiales para inundaciones, 13 helicópteros y 16 embarcaciones.

Michael saltó rápidamente  el fin de semana de una depresión tropical, y el martes pasó de una categoría 2  a una categoría 4 que conservaba cuando llegó a tierra. Obligó a más de 375,000 personas de la costa del Golfo a evacuar. Se movió tan rápido que la gente no tuvo mucho tiempo para prepararse, y las autoridades de emergencia lamentaron que muchos ignoraron las advertencias y pensaron que podrían superarlas.

En la ciudad de Panamá, el contrachapado y el metal volaron frente a un Holiday Inn Express. Parte del toldo cayó y destrozó la puerta de vidrio del hotel, y el resto del toldo cayó en vehículos estacionados debajo.

“Oh Dios mío, ¿qué estamos viendo?” dijo Rachel Franklin, con la boca abierta.

Basado en su presión barométrica interna, Michael fue el tercer huracán más poderoso que golpeó la parte continental de EE. UU, detrás de la anónima tormenta del Día del Trabajo de 1935 y Camille en 1969. Según la velocidad del viento, fue la cuarta más fuerte, detrás de la tormenta del Día del Trabajo (184 mph, o 296 kph), Camille y Andrew en 1992.

También trajo una peligrosa una marejada ciclónica.

En México Beach, con una población de 1,000, la tormenta destrozó casas, dejando montones de madera flotando. El agua gris plomo era tan alta que los techos eran casi todo lo que se podía ver de muchas casas.

Horas antes, los meteorólogos observaron las imágenes satelitales con asombro cuando la tormenta se intensificó. “Estamos en un nuevo territorio”, escribió en Facebook el meteorólogo del Centro Nacional de Huracanes Dennis Feltgen. “El registro histórico, que se remonta a 1851, no encuentra ningún huracán de categoría 4 que haya golpeado el manto de la Florida”.

Parte del impacto de Michael se notó de antemano en la producción energética y las plataformas petrolíferas marítimas del golfo de México. Las compañías se vieron forzadas a recortar el martes un 40% la producción de crudo y cerca de un 30% la de gas natural.

Es probable que la tormenta encienda el debate sobre el calentamiento global. Los científicos dicen que el calentamiento global es responsable de un clima extremo más intenso y más frecuente, como tormentas, sequías, inundaciones e incendios. Pero sin un estudio exhaustivo, no pueden vincular directamente un solo evento climático con el cambio climático.

Después de que Michael abandonó el Panhandle el miércoles por la noche, Kaylee O’Brien estaba llorando mientras revisaba los restos del apartamento que compartía con tres compañeros de habitación en  Whispering Pines, donde el olor a pinos rotos era intenso. Cuatro pinos se habían estrellado contra el techo de su apartamento, casi golpeando a dos personas.

Su mayor preocupación: encontrar a Molly su gata siamesa de 1 año desaparecido. “No la hemos visto desde que el árbol golpeó la guarida. Ella es mi bebé”, dijo una angustiada O’Brien, con la cara llena de lágrimas.

Con información de Agencias

También le puede interesar:

Nueva aplicación será garante de la seguridad en las escuelas de Florida

Ranking anual: Florida continúa siendo un buen destino para jubilarse

Más de 35 empresas reclutaron trabajadores en la Feria de Empleo en Miami Lakes

Comentarios Facebook
Por MiamiDiario CP octubre 11, 2018 07:57