Israel: compromiso histórico con la paz en el Medio Oriente

Por MiamiDiario CP marzo 18, 2019 12:21

Israel: compromiso histórico con la paz en el Medio Oriente

Como seres humanos, una de las cosas más difíciles de hacer es renunciar a algo que amamos. Cuando algo se mantiene tan cerca del corazón, nuestro instinto más fuerte nos dice que lo guardemos con todas nuestras fuerzas

Por Redacción MiamiDiario

El Estado de Israel puede ser relativamente joven, pero el sionismo no es tan nuevo. El anhelo de vivir en nuestra patria ancestral ha existido durante miles de años. Sabemos, desde el principio de los tiempos, que esta tierra era algo que teníamos que proteger por toda la eternidad.

Hoy, a pesar de nuestro amor por Israel, entendemos que los demás no se detendrán ante nada para causar daño. Esta es la razón por la cual ha habido innumerables intentos de aliviar las tensiones con los palestinos a través de particiones de tierras y ofertas de paz, todas las cuales fueron rechazadas por el liderazgo palestino.

En 2005, en un intento de hacer la paz con los palestinos, Israel se retiró unilateralmente de Gaza. Esta decisión dividió al país; muchos creyeron que esto era un gran error, mientras que otros argumentaron que valía la pena correr el riesgo.

Gush Katif era un barrio judío establecido en la Franja de Gaza en 1970. Desafortunadamente, la situación allí se intensificó durante el año 2000, cuando estalló la Segunda Intifada. Durante este tiempo, los ataques contra los israelíes aumentaron dramáticamente.

Cinco años después, se notificó a los residentes que Israel se retiraría de Gaza para lograr la paz y empoderar al pueblo palestino. Si este plan resultó ser exitoso, habría servido como confirmación de que los palestinos estaban listos para su propio estado.

Como parte de la movilización, el ejército israelí retiró a la fuerza a unos 8.000 residentes judíos de Gush Katif, desplazando a cientos de familias. Toda la propiedad privada dentro del poblado fue completamente destruida, el poblado fue desmantelado y toda la Franja de Gaza fue entregada a los palestinos.

Esto puso a los soldados israelíes, que juraron proteger a nuestro pueblo, en un lugar extremadamente difícil. Se les ordenó sacar a los ciudadanos israelíes, a los judíos, de sus hogares por cualquier medio necesario. Si, como nación, nos llamamos familia, entonces esto se parecía a los hermanos que arrastraban a los hermanos. Sin duda, despojar a Israel de una parte crucial de su tierra es doloroso en todos los aspectos, pero las esperanzas de paz eran firmes en ese momento.

Esta no fue la primera vez que Israel demostró estar dispuesto a retirarse o negociar en nombre de la paz. Siguiendo el tratado de paz Israel-Egipto de 1979, firmado por el presidente, Anwar Sadat y el primer ministro, Menachem Begin, Israel se retiró de la península del Sinaí en 1982. El Sinaí es aproximadamente cuatro veces más grande que Israel, y contiene una cantidad tremenda de petróleo, ambos esenciales bienes que Israel estaba dispuesto a renunciar por la paz.

Casi una década después, en la década de 1990, después de negociaciones secretas entre la Organización de Liberación de Palestina (OLP) y las autoridades israelíes, se firmaron los Acuerdos de Oslo. Para estar un paso más cerca de la paz, Israel se retiró de múltiples áreas en Judea y Samaria. Sin embargo, solo unos años más tarde, este acuerdo comenzó a deteriorarse cuando comenzó una nueva ronda de terrorismo palestino.

Israel se retiró de la península del Sinaí en 1982, para contribuir con la paz en la región.

Además, los Acuerdos de Camp David del 2000 ofrecieron un plan integral que habría permitido a los palestinos establecer un Estado palestino desmilitarizado en el 92 por ciento  de Judea, Samaria y toda la Franja de Gaza. Sin embargo, esta propuesta fue rechazada, sin contrapartidas, por Yasser Arafat, presidente de la Autoridad Palestina (AP) en ese momento.

Más recientemente, la propuesta Olmert de 2008 hubiera significado un retiro casi completo por parte de Israel de Judea, Samaria y los vecindarios árabes en el este de Jerusalén, y habría puesto a la Ciudad Vieja de Jerusalén bajo control internacional. Este plan habría dividido a Jerusalén, pero una vez más fue rechazado sin contrapropuestas por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas.

Mientras, Israel continúa floreciendo una de sus mayores aspiraciones: la paz. Desafortunadamente, Israel y el liderazgo palestino aún permanecen en un punto de conflicto. Es fundamental que la Autoridad Palestina considere todas las propuestas de Israel y comprenda que, si estas ofertas no se ajustan a ellas, pueden sugerir otras ideas para cooperar igualmente en el proceso de paz.

Cuando alguien dice que Israel no quiere la paz, debes contarles la dolorosa y amarga historia de Gush Katif. Deje en claro que el camino hacia la paz es una calle de doble sentido y, al final del camino, se encuentra un mundo en el que la vida es mejor para ambos pueblos. Unámonos como una sociedad, como una nación humana, y creemos armonía en una tierra donde los individuos de todos los ámbitos de la vida son bienvenidos.

Con información de Noticias de Israel

Vea también:

Alerta en Israel: disparan dos cohetes desde Gaza hacia Tel Aviv

Israel lanza campaña de concientización en Argentina sobre el terrorismo

Israel es el octavo país exportador mundial de armamento

Comentarios Facebook
Por MiamiDiario CP marzo 18, 2019 12:21

La Chica Miami

Restaurante de la Semana