¿Quién subió y quién bajó luego del Primer Debate Demócrata?

Por MiamiDiario CP junio 28, 2019 09:56

¿Quién subió y quién bajó luego del Primer Debate Demócrata?

Los 20 candidatos presidenciales demócratas que asistieron a Miami esta semana para participar en los primeros debates estaban buscando un momento  para captar la atención de los votantes.

Por Redacción MiamiDiario

De acuerdo a la evaluación de los analistas del Miami Herald, sólo un puñado de ellos tuv0 éxito. Unos pocos tuvieron una noche que preferirían olvidar por completo y para la mayoría, sus trayectorias no cambiarán en un futuro cercano.

Después de las dos noches más importantes de la primaria demócrata hasta el momento este es el balance del capital político, quienes ganaron y quienes perdieron.

Lea también: Debate Demócrata: Críticas a políticas de salud y migratorias de Trump marcaron segunda jornada

Los que avanzaron

Kamala Harris 

Harris estaba teniendo una noche fuerte incluso antes de que afectara y denunciara eficazmente las posiciones pasadas de Joe Biden en materia de raza y compromiso legislativo. Pero su acalorado intercambio con el ex vicepresidente (dijo que se equivocó al elogiar la cortesía de los senadores que apoyaban a los segregacionistas anteriores) fue el momento más memorable del debate en cualquiera de las dos noches.

El recordatorio de la senadora de California de que una vez fue una chica joven que se benefició de la política de transporte,al que Biden una vez  se opuso, dejó al descubierto la brecha generacional de la primaria, y estableció a Harris como la principal crítico de las  encuestadoras. 

No es de extrañar que Harris  se convirtiera en tendencia al ser la más  buscado  en Google en todo el país. La única pregunta que queda ahora es si la senador, cuya posición en las encuestas se había estancado últimamente, ve un golpe inmediato en el apoyo.

Julian Castro 

Los candidatos que obtienen un 1% de apoyo en las encuestas rara vez causan una impresión durante los debates. Pero el ex secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano (y el único latino), a menudo pasado por alto, aprovechó la atención el miércoles, cuando propuso un cambio radical a la ley de inmigración que inmediatamente produjo una reacción de sus rivales en el escenario. Más tarde, incluso superó a su compatriota texano Beto O’Rourke , y le dijo al ex congresista que necesitaba hacer su «tarea» sobre inmigración.

El interés en Castro aumentó durante el debate, según Google , en lo que fue fácilmente el mejor momento de una campaña que previamente había sido ignorada por la mayoría de los votantes demócratas.

Elizabeth Warren

La media hora de apertura del debate del miércoles dejó una cosa bastante clara: Warren era la candidata a seguir, al menos esa noche. Al principio los moderadores se enfocaron casi exclusivamente en ella , haciéndole hasta cuatro preguntas antes de que algunos de sus rivales recibiera un segundo de atención. Cuando se les preguntó algo a los otros candidatos, a menudo respondían a una de las propuestas políticas de Warren.

La atención se desvaneció a medida que avanzaba la noche; de ​​hecho, los rivales como Cory Booker terminaron hablando por más tiempo. Pero el estatus de Warren como líder, reforzado por su reciente aumento en las encuestas, ya se había consolidado, especialmente para muchos votantes que recién comenzaban a prestar atención a la primaria ahora.

Lea también: Primer Debate Demócrata: críticas a Trump y a las corporaciones y desacuerdos con políticas migratorias marcaron la jornada

Progresistas ganan terreno

En medio de todas las idas y venidas entre los candidatos, es fácil perder la pista del panorama general: El Partido Demócrata se ha movido a la izquierda, y rápido.

Las políticas que antes estaban confinadas a Bernie Sanders, como la atención médica universal, ahora están de moda, y otros candidatos de alto nivel como Warren y Harris dicen que quieren deshacerse por completo de los seguros privados.

El partido también ha cambiado decisivamente a la izquierda en materia de inmigración, aceptando la propuesta de Castro de convertir el cruce ilegal de la frontera en un delito civil en lugar de penal y, en su mayoría, acordando que los inmigrantes ilegales no deben ser deportados si no han cometido otros delitos.

En otros momentos, los candidatos también articularon posiciones mucho más agresivas para combatir la violencia armada y apoyar el derecho al aborto, temas que incluso en el pasado reciente del partido habrían provocado respuestas más cautelosas. Los activistas progresistas pueden terminar con un candidato presidencial más moderado de lo que les gusta, pero está claro que incluso si pierden la batalla, están ganando la guerra.

Los que retrocedieron

Joe Biden 

Desde que entró en abril como el claro favorito en las primarias de 202 , Biden ha evitado en gran medida atraer grandes ataques de sus rivales demócratas. Todo eso cambió el jueves.

Harris puso al ex vicepresidente a la defensiva durante un intercambio de varios minutos sobre racismo y transporte, un momento que seguramente perdurará más allá del debate. El senador Michael Bennet, de Colorado, criticó a Biden por un acuerdo de gastos que logró con el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, en 2012. Y el representante de California, Eric Swalwell, dijo repetidamente que es «hora de pasar la antorcha», una referencia a la larga carrera política de Biden.

El equipo de Biden esperaba que, como líder de las encuestas y la recaudación de fondos, fuera el centro de los ataques. Sin embargo, en particular el ataque de Harris es la evidencia más seria de su popularidad entre los votantes demócratas de la campaña.

Beto O’Rourke

Tal vez ningún candidato necesitaba esta semana un momento rutilante más que O’Rourke, quien ha luchado por recrear el entusiasmo que hubo detrás de su campaña para el Senado de Texas 2018. Pero ese momento no llegó.

En cambio, el ex congresista eludió varias preguntas de los moderadores y enfrentó duras críticas de Castro por negarse a apoyar la derogación de una ley que criminaliza los cruces ilegales de fronteras y del alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, por defender el seguro médico privado.

Para O’Rourke fue un duro recordatorio de que destacar en un campo primario lleno de gente es mucho más difícil que hacerlo en una elección general uno a uno. Ha demostrado ser un gran recaudador de fondos, pero ahora hay  más presión y debe demostrar que puede salir de las cifras de un solo dígito en las encuestas para que el dinero siga fluyendo.

Los gobernadores

Fue difícil encontrar tiempo para hablar para los tres gobernadores que se postularon para la presidencia. El gobernador de Washington, Jay Inslee, el miércoles fue,  de todos los candidatos, el que menos habló en el escenario. Sólo tres candidatos menores – el empresario tecnológico Andrew Yang, la autora de autoayuda Marianne Williamson y Swalwell – hablaron menos que el gobernador de Colorado, John Hickenlooper, durante el evento del jueves. El gobernador de Montana, Steve Bullock, no calificó para el debate.

El desafío para los tres aspirantes a la Casa Blanca es elevar su perfil. El debate de Miami no ayudó mucho.

Bill De Blasio 

Cualquier bache que de Blasio pudo haber experimentado en un debate más fuerte de lo esperado el miércoles, se disipó en cuestión de horas. El alcalde de Nueva York al día siguiente citó al revolucionario argentino Ernesto «Che» Guevara durante un mitin sindical en el Aeropuerto Internacional de Miami.

Guevara, que se convirtió en uno de los principales tenientes de Fidel Castro, es rechazado por la comunidad de exiliados cubanos de Miami. De Blasio, que se ha ubicado cerca de la parte inferior de las encuestas, se disculpó por no entender la historia, pero no antes de que sus comentarios aparecieran en los titulares de todo el estado de Florida y a nivel nacional.

10 momentos cruciales

El segundo debate presidencial entre los aspirantes del Partido Demócrata ha dejado discusiones por temas de edad, inmigración y racismo.

1.Diferencias generacionales

El representante Eric Swalwell contó una anécdota de cuando tenía 6 años y vio al exvicepresidente Joe Biden decir que había que “pasar la antorcha a una nueva generación”.

“Joe Biden tenía razón cuando dijo que había que pasar la antorcha a la nueva generación de estadounidense, 32 años atrás, y sigue teniendo razón hoy en día”, agregó.

Biden  respondió que “todavía va a sostener esa antorcha”.

Cuando el tema  salió a relucir de nuevo en el debate, la escritora Marianne Williamson se dirigió a Swalwell para decirle: “solo porque tienes un cuerpo más joven, no quiere decir que no tengas ideas viejas”.

2.Orden en la discusión

La senadora Kamala Harris interrumpió una discusión entre varios aspirantes diciendo “América no quiere presenciar una guerra de comida, ellos quieren saber como vamos a poner la comida en sus mesas”.

La intervención llevó a Biden a aplaudir a Harris.

3. Salud universal

Todos los aspirantes presidenciales coincidieron en que su propuesta de reforma al sistema de salud cubriría a personas indocumentadas.

Pete Buttigieg, alcalde de la ciudad de South Bend, Indiana, sostuvo que “nuestro país es más saludable cuando todos son más saludables”

A lo que Biden agregó que “uno no puede dejar a personas enfermas, sin importar de donde vengan, sin importar su estatus, que no estén cubiertas”.

4. Nueva política migratoria

El tema de inmigración ocupó un lugar importante en el debate.

Para Harris  “no podemos olvidar a los beneficiarios del Daca”, la medida que le permite a los soñadores, menores que llegaron al país indocumentados de la mano de sus padres, permanecer legalmente.

La senadora agregó que liberaría a los menores que han sido puestos en “jaulas” por intentar cruzar la frontera entre Mexico y Estados Unidos.

El exgobernador de Colorado, John Hickenlooper, criticó las medidas de inmigración de la Administración del presidente, Donald Trump, diciendo: “si arrebatas un niño de los brazos de sus padres, eso es secuestro”.

Según Hickenlooper, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, (ICE, en inglés) tiene que ser reformado.

La senadora Kirsten Gillibrand fue directa: “Pelearé por una reforma migratoria íntegra con camino a la ciudadanía”.

Swalwell y Biden han prometido que reunirían a las familias separadas por cruzar la frontera.

5. Estado fallido

El senador Bernie Sanders afirmó que Honduras es un “estado fallido” y agregó que de salir victorioso de la contienda electoral, invitaría a los presidentes y lideres de Latinoamérica para abordar los problemas que llevan a la migración.

6. Amenazas geopolíticas

Los candidatos opinaron sobre las amenazas geopolíticas para Estados Unidos.

Para el senador Michael Bennet “la mayor amenaza para nuestra seguridad es Rusia, no China”.

El exejecutivo Andrew Yang coincidió con Bennet pero agregó que hay que tomar medidas sobre las «actividades ilícitas de China”.

Buttigieg  considera que China es un reto serio porque “ellos estánusando la tecnología para perfeccionar la dictadura”.

7. Racismo y segregación

Harris y Biden discutieron sobre el racismo y la segregación en el país. Harris  le dijo a Biden  “yo no creo que usted sea racista. Pero yo también creo, y es personal, que fue doloroso escucharlo hablar favorablemente de dos senadores de Estados Unidos que construyeron sus reputaciones y carreras sobre la segregación de razas en este país”.

Biden le refutó “yo no elogio a racistas”.

Harris aludió al récord de Biden, quien como senador en los años 1970 se opuso a las iniciativas federales que proponían el uso de buses para integrar las escuelas, previamente separadas por razas, luego de décadas de segregación y discriminación escolar.

“Había una pequeña niña en California que era parte de la segunda clase para integrar las escuelas públicas, y ella fue llevada a la escuela en bus todos los días. Esa niña era yo”, ha dicho.

Biden resondió que no se oponía a la práctica, si no a que fuera ordenada por el Departamento de Educación.

8. Aborto

Los candidatos abordaron el tema  de los derechos reproductivos de las mujeres.

Sanders sostuvo que “el derecho de una mujer de controlar su propio cuerpo es un derecho constitucional”. También dijo que su plan de reforma a la salud “garantiza el derecho de tener un aborto a cada mujer en este país”.

Para  Gillibrand  “los derechos reproductivos de las mujeres están siendo atacados”actualmente.

9. Porte de armas

Sobre la violencia causada por el libre porte y posesión de armas, Biden propuso tener armas “inteligentes” que solo pueden ser usadas con la información biométrica, por ejemplo, huellas digitales.

Buttigieg, veterano de la guerra en Afganistán, manifestó su oposición al porte libre de armas diciendo: “Si más armas nos hicieran más seguros, seríamos el país más seguro de la Tierra”.

El congresista Swalwell propuso quitar las armas de fuego a los ciudadanos peligrosos. “Tenemos que ser un país que ama a nuestros niños más que las armas”, dijo.

10. Sistema de salud

Los candidatos plantearon sus planes para reformar el sistema de salud en el país.

Al ser sondeados sobre la posibilidad de abolir los seguros médicos privados, los únicos en levantar la mano fueron Sanders y Harris.

Sanders dijo que le cuesta creer que Estados Unidos no haya podido ofrecer cobertura médica universal. “La atención medica es un derecho humano, no algo de lo que se puede sacar provecho”, agregó.

Por su parte Williamson opina que el país no tiene un sistema de salud sino “un sistema de enfermedad”.

Mientras que Swalwell opina que hay que encontrar la forma de garantizar la atención medica.

Con informació del Miami Herald  y de Telemundo

También le puede interesar:

Mauricio Claver aseguró que política de presión máxima de EEUU contra Maduro dará resultad

Gobierno de Estados Unidos ratificó interés de acabar con las torturas y defender a sus víctimas

Representantes de la sociedad civil alzaron su voces en el marco de la 49 Asamblea de la OEA

Loading...
Por MiamiDiario CP junio 28, 2019 09:56

La Chica Miami

Restaurante de la Semana