Polémica por Tuist «racistas»: Republicanos cierra filas en torno a Trump, Demócratas respaldan a «El Escuadrón»

Por MiamiDiario CP julio 18, 2019 10:55

Polémica por Tuist «racistas»: Republicanos cierra filas en torno a Trump, Demócratas respaldan a «El Escuadrón»

La polémica por los mensajes publicados en su twitter por le Presidente Trump en los que cuestiona la conducta de un grupo de noveles representantes demócratas, y que han sido calificados como «racistas», no parece amainar. Los Republicaos cerraron filas en torno al mandatario, mientras que los Demócratas se solidarizaron con «El Escuadrón» como se conocer al grupo de parlamentarias.

Por Redacción MiamiDiario

Este miércoles la bancada Demócrata planteó una condena contra los comentarios del presidente Trump en su twitter.

Pero al parecer  el Congreso de Estados Unidos no puede decir que el presidente de ese país es «racista», por que está prohibido por el Manual de Prácticas Parlamentarias, redactado en 1801 por el que sería tercer presidente de Estados Unidos, Thomas Jefferson.

Según apunta El Mundo, el Manual sólo proclama que «el infundio personal, el abuso, o el ridículo del presidente no están permitidos». Pero, tras 218 años de práctica, eso significa que el presidente no puede ser calificado de «racista» o «misógino», ni de «mentiroso», «amoral», o «delincuente».

Lea también: Sigue la polémica por los tuits «racistas»: vea lo que dijo ahora el hijo de Trump

Enérgica condena Demócrata contra Trump

Así que cuando la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, dijo el martes que «todos y cada uno de los miembros de esta institución deberían unirse en la condena de los ‘tuits’ racistas del presidente», «se armó una bronca más propia del Parlamento británico en una votación del Brexit que del Congreso de EEUU, un país que es presidencialista y al que, por tanto, la idea de debates en las Cámaras le es totalmente ajena», apunta el medio español.

Pelosi se refería a los mensajes de Donald Trump en los que se preguntaba por qué las cuatro mujeres que integran «El Escuadrón», «no regresan a sus países, que están totalmente destruidos e infestados de crimen». El Escuadrón es el nombre por el que se les conoce en los pasillos de Capitol Hill a las cuatro representantes progresistas –Ilhan Omar de Minnesota, Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York, Rashida Tlaib de Michigan y Ayanna Pressley de Massachusetts. Dado que tres de las cuatro mujeres nacieron en EEUU, pero no son blancas, la cuestión racial parece clara. La clave era llamar «racista» al presidente.

Lea también: El #ObamaWasBetterAt fue tendencia en Twitter tras discurso racista de Trump

Según la reseña de El Mundo fueron horas de debate y pelea en las que la propia Pelosi tuvo prohibido hacer uso de la palabra. Al final, demócratas y republicanos acabaron votando acerca de si la declaración de Pelosi podía ser incluida en la transcripción oficial de la sesión.

Dado que los primeros tienen mayoría, la propuesta salió adelante. A continuación, el voto fue acerca de la resolución «condenando los comentarios racistas del presidente Trump acerca de miembros del Congreso».

Lea también: En Florida: Partido Demócrata cuestiona silencio de Ron DeSantis y de los Republicanos ante polémico tuits de Trump

«Y ahí la división quedó todavía más patente. A favor de la resolución votaron los 235 demócratas de la Cámara, un independiente (Justin Amash, que dejó el Partido Republicano hace dos semanas por sus desacuerdos con Trump, del que ha pedido la destitución), y cuatro republicanos. El resto votó a favor. Todos republicanos».

El martes por la noche, cuatro republicanos se unieron a todos los demócratas en la Cámara de Representantes para aprobar una resolución que condenaba los comentarios «racistas» de Trump.

La resolución de la Cámara de Representantes, que fue aprobada 240-187, «condena enérgicamente» los «comentarios racistas de Trump que han legitimado y aumentado el temor y el odio hacia los nuevos estadounidenses y las personas de color».

eeuu

La Cámara de representantes de Estados Unidos durante un debate

Un triunfo para Trump

Por paradójico que suene, para Trump el resultado de la votación fue un triunfo, porque reafirma su control absoluto sobre el Partido Republicano.

El apoyo de ese partido a los tuits de Trump pone el punto final a la transformación de ese partido.

Como señala El Mundo en su reporte «El partido Republicano nació hace 175 años para combatir la esclavitud, es la formación que desencadenó la guerra de Secesión, y que apoyó la Ley de Derechos Civiles de 1964 que en la práctica permitía a las minorías raciales votar».

El penúltimo presidente republicano, George W. Bush, ordenó que se velara en el Capitolio el cadáver de Rosa Parks, la afroamericana que lanzó el boicot contra la discriminación racial en los autobuses, en una medida que significa virtualmente dar un funeral de Estado a una persona. Ahora, todo eso ha quedado para el pasado.

El presidente celebró la unidad de sus correligionarios con un tuit en el que afirmaba «¡Qué grande es ver cómo ha estado de unido el Partido Republicano en el voto de hoy sobre las declaraciones que hice acerca de las congresistas demócratas!»

Ningún republicano ha alzado la voz contra Trump en los últimos días, mientras éste acusaba falsamente a la congresista Ilhan Omar de «ir por ahí diciendo qué grandiosa es Al Qaeda», y renunciaba a disculparse por sus palabras porque «mucha gente piensa como yo».

Todo por los votos

Esa actitud es reflejo de una realidad política: los votantes republicanos respaldan las afirmaciones de Trump.

Varias encuestas nacionales muestran que Trump está quedando atrás en un hipotético enfrentamiento contra varios de los principales contendientes del Partido Demócrata que compiten por la nominación de su partido para enfrentar al presidente en la elección del próximo año.

Dando una vista previa de cómo atacará a su oponente en 2020, Trump declaró que quienes apoyen a los demócratas el próximo año votarán «por el aumento del socialismo radical y la destrucción del sueño americano, francamente, la destrucción de nuestro país».

Un sondeo de la agencia de noticias Reuters y de la empresa de estudios demoscópicos Ipsos,  muestran que la popularidad de Trump entre los votantes republicanos ha crecido cinco puntos, hasta el 72%, en la última semana. Precisamente la que ha estado marcada por la controversia por sus comentarios sobre la raza y, también, por el anuncio de redadas masivas -nunca llevadas a cabo- de inmigrantes indocumentados.

«Ese apoyo de la base republicana ha compensado el descenso de la popularidad presidencial entre los independientes, donde Trump sólo recibiría el voto de 3 de cada 10 personas. Entre los demócratas, el respaldo de Trump es de apenas el 2%», apunta El Mundo.

Donald Trump en Greenville, Carolina del Norte. @realDonaldTrump

Fundamental para Republicanos

De donde se desprende que el apoyo de Donald Trump es absolutamente indispensable para que un republicano sea reelegido en las elecciones de 2020.

Eso pone en una situación complicada a algunos legisladores de ese partido, como el senador John Cornyn, de Texas, que tiene entre sus votantes a una cantidad considerable de asiáticos e hispanos, o a Cory Gardner, de Colorado, que también necesita el voto latino. Sin embargo, si ambos se distancian de Trump, afrontarán un problema mayor que unas elecciones complicadas: un candidato por la derecha en las Primarias del partido el año que viene.

¿Pote de humo?

La estrategia de Trump también es eficaz porque distrae la atención de su política de inmigración que, en el terreno de las realidades concretas, va de fracaso en fracaso.

La Justicia ha vuelto a paralizar la construcción del muro con México, del que hasta la fecha no se ha edificado ni un centímetro, las redadas de inmigrantes indocumentados no se han producido, y la idea de preguntar la nacionalidad a los ciudadanos en el censo ha tenido que ser abandonada. Pero eso es menos relevante de cara a las elecciones de 2020 que tener un partido unido y que conseguir titulares.

Para Trump, el que la Cámara de Representantes le acuse de «racista» es un precio muy bajo para conseguir esos objetivos.

De allí que este martes durante un mitín en Greenville, Carolina del Norte, arremetiera de nuevo. «Estas congresistas, sus comentarios están ayudando a impulsar el surgimiento de una izquierda militante», declaró Trump en el mitin político. «Pero eso está bien porque vamos a ganar esta elección como nunca se ha visto«.

El objetivo, dijo una fuente cercana a Trump, era hacer que los demócratas parezcan lo más radicales posible a ojos de los votantes moderados mientras se prepara para una dura batalla de reelección en noviembre de 2020.

“Está tratando de convertirlas en la cara del Partido Demócrata a medida que nos acercamos al ciclo de 2020 y está tratando de resaltarlas como un grupo marginal en la medida de lo posible, de modo que disuadan a los votantes que se encuentran en el centro”, dijo la fuente.

Mientras Trump relataba en el mitin declaraciones anteriores de Omar, que nació en Somalia y emigró a Estados Unidos cuando era niña, la multitud comenzó a gritar: “¡Devuélvela!”

“Esta noche tengo una sugerencia para los extremistas llenos de odio que están constantemente tratando de derribar nuestro país. Nunca tienen nada bueno que decir. Por eso digo: “Si no les gusta, que se vayan. Que se vayan”, dijo Trump.

La votación de 332-95 para eliminar la medida fue la primera acción de la cámara desde que los demócratas tomaron el control de ella en enero para considerar el juicio político.

Con información de Reuter, El Mundo y Voz de América

También le puede interesar

Senador Chuck Schumer instó a miembros del partido demócrata a eliminar FaceApp

Clases de salud mental se impartirá en escuelas públicas de Florida

Asesino de Parkland será llevado a juicio en el año 2020

Detienen a un hombre en Florida por cortarle el pene al amante de su esposa

Por MiamiDiario CP julio 18, 2019 10:55

La Chica Miami

Restaurante de la Semana