Controversia ambiental para mantener planta nuclear abierta hasta 2053 en Florida

Por MiamiDiario CP agosto 7, 2018 10:32

Controversia ambiental para mantener planta nuclear abierta hasta 2053 en Florida

En comparación con parques eólicos y parques solares, las centrales nucleares son, en general, extremadamente costosas de operar y terribles para sus entornos circundantes. La estación de generación nuclear Turkey Point, de Florida Power & Light, en Homestead, ciertamente no ha hecho cosas buenas para el suministro local de agua. El infame sistema de canales de la planta de energía, una instalación de enfriamiento de fluido nuclear que no se usa en ninguna otra parte de la Tierra, ha filtrado agua salada en el principal acuífero de agua potable de Miami y ha derramado trazas de materiales radiactivos en la Bahía de Biscayne.

Por Redacción Miami Diario

La Alianza Sureña para la Energía Limpia (SACE), organización sin fines de lucro, ha presentado una petición legal, en otro intento para finalmente deshacerse del sistema de canal de enfriamiento de la planta, justo después de que FPL presentó una moción a principios de 2018, para renovar la licencia de operación de Turkey Point por 20 años, manteniendo potencialmente la planta nuclear abierta hasta 2053.

La presentación legal señala que los ambientalistas se preocupan por el impacto que tendrán los canales de refrigeración en un «clima cada vez más cálido».

«Estamos desafiando la propuesta de FPL de mantener abierta la planta Turkey Point por mucho más tiempo de lo anticipado, porque las instalaciones no están siendo administradas adecuadamente», dijo Stephen A. Smith, director ejecutivo de SACE, en un comunicado de prensa, que se hizo eco de muchas de las mismas quejas que ha impuesto.

En Turkey Point durante los últimos años. «Esta cloaca industrial abierta está contaminando a la Bahía de Biscayne y pone en riesgo los suministros críticos de agua potable en la actualidad. Este statu quo es inaceptable, no puede continuar en la década de 2050. Afortunadamente, hay soluciones alcanzables que pueden corregir este desastre creado por FPL, y es tiempo de que FPL haga lo correcto, solucione estos errores y siga adelante».

En respuesta, la portavoz de FPL, Bianca Cruz, duplicó la línea de ataque estándar de la compañía contra SACE, que es una de las críticas más fuertes de la empresa. Cruz afirmó que el grupo perseguía la cobertura de los medios y que en realidad no estaba preocupado por el bienestar de los residentes de Florida.

«Revisaremos las presentaciones en detalle, pero nuestra reacción inicial es que esto parece ser otro intento del SACE de captar algunos titulares y ralentizar el proceso regulatorio, lo que les cuesta dinero a los clientes de FPL», dijo Cruz.

FPL anunció en un comunicado el 30 de enero que la compañía había presentado una prpuesta para continuar operando los reactores existentes de Turkey Point, conocidos como 3 y 4, hasta 2052 y 2053, respectivamente.  FPL también promovió su controvertido plan para diluir y «refrescar» los canales de refrigeración mediante el bombeo de las aguas residuales tratadas del Condado de Miami-Dade, a través del sistema de tuberías. El estado ha ordenado a FPL que limpie su pluma de agua salada de Biscayne Bay dentro de diez años. Aunque FPL afirma que el proyecto de dilución aclarará la pluma de agua salada dentro de cinco a diez años, los ambientalistas, incluido SACE, han advertido que la limpieza podría demorar hasta 60 años, además de violar el mandato estatal.

Aunque FPL dijo en enero que la propuesta de «dilución» funcionaría como un primer paso hacia el «desmantelamiento» de los canales de refrigeración en una fecha futura no especificada, los ambientalistas dicen que los canales deben separarse, pronto.

SACE ahora dice que la Comisión Reguladora Nuclear (NRC), el organismo federal encargado de renovar la licencia de Turkey Point, debe negar a FPL otra extensión de 20 años, hasta que la compañía ponga en marcha un plan para deshacerse del sistema del canal de una vez por todas. En cambio, SACE simplemente quiere que FPL construya algunas torres de enfriamiento nuclear normales para que el sitio funcione al menos como cualquier otra planta de energía nuclear en Estados Unidos.

«No debería permitirse a FPL otros veinte años de operación, antes de analizar las razones de los fracasos en los esfuerzos durante las últimas décadas para detener esos impactos», dice la petición legal de 34 páginas. «Tampoco debería permitirse que FPL continúe con un segundo plazo de renovación de la licencia, antes de tomar en cuenta el hecho de que las nuevas medidas que propone para mitigar los impactos del CCS en el futuro son mutuamente inconsistentes y contraproducentes. Finalmente, debe exigirse al FPL para que implemente un sistema de enfriamiento alternativo, ya aprobado y utilizado por FPL para otras plantas en el sitio Turkey Point, que eliminaría la necesidad del CCS y, por lo tanto, evitaría sus impactos ambientales adversos; es decir, torres de refrigeración de tiro mecánico «.

En resumen, los científicos de SACE sostienen que FPL no ha realizado el trabajo científico básico necesario para garantizar que el sistema de canales de enfriamiento no siga contaminando las vías fluviales de Miami. SACE dice que FPL ha subestimado el impacto ambiental de la planta de energía en el entorno. La organización sin fines de lucro también dice que los canales de refrigeración están filtrando productos químicos como tritio, nitrógeno, fósforo y clorofila en la Bahía de Biscayne, así como también eliminando los hábitats de las hierbas marinas que son cruciales para los nidos de cocodrilos, entre otros animales.

«FPL afirma haber estudiado la interfaz de aguas subterráneas en la Bahía de Biscayne y descubrió que ‘la vía de las aguas subterráneas no tiene una influencia discernible en la Bahía de Biscayne «, declara la presentación legal. «Pero la afirmación de FPL se contradice con la amplia evidencia de que las aguas residuales del CCS están llegando a la Bahía de Biscayne y que tiene un impacto ambiental adverso significativo».

La última presentación legal de SACE, fue meramente una petición de audiencias con la NRC, una agencia que tiende a fallar a favor de las principales compañías eléctricas en este tipo de casos. SACE dice que espera que la NRC responda a la solicitud de audiencia en algún momento de este otoño.

«La ley ambiental federal prohíbe a FPL continuar contaminando la Bahía de Biscayne, así como el suministro de agua potable por otros 20 años, cuando se encuentre disponible una alternativa factible y rentable para evitar esos impactos», dijo hoy la abogada de SACE Diane Curran en un comunicado de prensa, quien tiene la intención de usar esa ley federal para impulsar una solución que proteja el agua potable y el medio ambiente.

Con información de: Miami New Times

Comentarios Facebook
Por MiamiDiario CP agosto 7, 2018 10:32

La Chica Miami

Restaurante de la Semana