Fábula de lectura obligatoria: «El erudito y la cuchara de aceite»

Por MiamiDiario JM marzo 19, 2019 12:51

Fábula de lectura obligatoria: «El erudito y la cuchara de aceite»

Un rico comerciante anhelaba el día en que su frívolo hijo fuera lo suficientemente maduro como para sucederlo. Pero la aspiración del comerciante no encontró nada más que la indiferencia de su hijo.

Por Redacción MiamiDiario

El hijo pequeño había nacido con una cuchara de plata en la boca. Su vida fue indulgente, todas sus necesidades fueron atendidas y se le proporcionó todo el confort imaginable. Sin embargo, siempre se había sentido solo y sin propósito. Encontró que su vida era tediosa, sin rumbo y sin sentido.

Después de que sus numerosos intentos de persuadir a su hijo de su apatía habían fracasado, el hombre de negocios decidió enviar a su hijo al erudito más famoso de la época. Le rogó al erudito que le enseñara a su hijo el secreto de la felicidad.

Después de despedirse de su padre, el joven emprendió un viaje de 40 días a la casa del becario. Se abrió paso por colinas, a través de arroyos, y finalmente llegó a un magnífico castillo sobre una alta montaña, perteneciente al propio erudito.

A su llegada, en lugar de ser saludado por el erudito, el desconcertado joven fue conducido a una sala llena de gente que iba y venía, riéndose. Una orquesta tocaba música estridente y había una mesa cargada de comida de aspecto fastuoso.

El sabio finalmente entró y habló con calma a cada persona en la multitud, individualmente. El joven tuvo que esperar su turno. Después de dos horas, el erudito escuchó pacientemente la historia del joven antes de responder:

“Estoy ocupado. No tengo tiempo para enseñarte el secreto de la felicidad. En vez de eso, ¡disfruta! Haz un viaje alrededor del castillo y regresa dentro de dos horas. Entonces, y sólo entonces, te atenderé.”

El sabio continuó: “Sin embargo, tengo una pequeña petición…”

Después de esta declaración, el erudito le dio al joven una cuchara que contenía dos gotas de aceite, e instruyó: “¡Llévate esta cuchara contigo, y recuerda no tirar el aceite!”

El joven sostuvo la cuchara y empezó a bajar las escaleras, sin apartar los ojos de las gotas de aceite que circulaban suavemente. Después de pisar los terrenos del castillo durante las dos horas completas, regresó. El sabio lo miró y preguntó, sombríamente: “¿Y? ¿Has visto los preciosos tapices persas en mi comedor? ¿Los magníficos jardines? los mejores rollos de cuero de mi biblioteca?”

El joven admitió, muy avergonzado, que no había mirado nada. Más bien, había pasado dos horas mirando fijamente la cucharada de aceite que se le había confiado.

Al oír esto, el sabio respondió: “¡Entonces hazlo de nuevo! Mira las cosas hermosas de mi mundo. Al hacerlo, me entenderás mejor y te sentirás lo suficientemente cómodo para quedarte aquí”.

Así que el joven tomó una vez más la cuchara y caminó por los terrenos del castillo. Esta vez, se relajó y se permitió observar los curiosos objetos que colgaban de las paredes, las pinturas decorativas de los techos y las numerosas obras de arte cuidadosamente organizadas. También miraba hacia las montañas que rodeaban el jardín del palacio, cubiertas de hierba dulce y fragante.

Después de la segunda gira, el joven regresó al erudito y detalló todo lo que había visto, queriendo demostrar que había completado la tarea que se le había encomendado.

Después de escuchar, el sabio le preguntó: “¿Y dónde están las dos gotas de aceite que te dije que conservaras?”

En una ola de pánico, el joven miró hacia abajo y descubrió que había perdido el aceite. La cuchara estaba vacía.

El sabio respondió: “Tengo un consejo para ti. El secreto de la felicidad es disfrutar de las cosas bellas de este mundo sin olvidar las dos gotas de aceite en la cuchara”.

La moraleja de la historia
El ajetreo de la vida moderna está lleno de características atractivas, como el lujoso castillo del erudito. De las gotas de rocío en las hojas jóvenes, a las majestuosas cordilleras más allá de los jardines; de la sonrisa de un bebé, al rostro dulce y cariñoso de su madre. Nuestras vidas serían tediosas si no pudiéramos disfrutar de la belleza que nos rodea.

Sin embargo, si ponemos nuestra visión en cosas hermosas y nos olvidamos de nosotros mismos, perdiendo así de vista el sentido de la vida, no somos diferentes del joven que pierde el aceite de la cuchara.

Dominar el arte de volver la vista hacia adentro y hacia afuera es una manera de lograr el equilibrio en la vida. A través del cuidado de uno mismo, la acción virtuosa y la apreciación sincera de las maravillas del mundo, la felicidad es posible.

Fuente: Bles

También puedes leer:

Cuatro frases que te ayudarán a ser feliz en la vida

Cuatro citas que te ayudarán a ampliar tu sabiduría

Agua: virtud y benevolencia según la sabiduría milenaria

Loading...
Por MiamiDiario JM marzo 19, 2019 12:51

La Chica Miami

Restaurante de la Semana